educadiversa.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Bullying homofóbico

E-mail Imprimir PDF

 Nos encontramos la exclusión de la homosexualidad de los programas de educación sexual, pero no del currículo oculto, ya que la homofobia sí que se encuentra en el ámbito educativo a la orden del día a través de manifestaciones que señalan a este colectivo como contrario, inferior o anormal.

 

1. El reflejo de la diversidad afectivo-sexual en el currículo académico.

 Nos encontramos la exclusión de la homosexualidad de los programas de educación sexual, pero no del currículo oculto, ya que la homofobia sí que se encuentra en el ámbito educativo a la orden del día a través de manifestaciones que señalan a este colectivo como contrario, inferior o anormal.

  • El profesorado no trata este tema:

             - No es sensible a la realidad LGB.

             - Tiene miedo a tratarlo (por los progenitores, porque piensa que hablar de homosexualidad fomenta su práctica, etc.).

  • El profesorado aborda el tema desde el desconocimiento o el prejuicio.  
  • El profesorado es sensible al tema, pero no sabe como abordarlo.

2. Bullying: el maltrato entre iguales

Avilés (2002, 2006) propone una amplia definición sobre bullying en el marco de los problemas de la convivencia escolar que reproducimos íntegramente por el interés que pueda tener para poder ofrecer un marco de referencia más amplio y sucinto: “Conocido como intimidación o maltrato entre compañeros/as, se caracteriza por actos agresivos, que de forma repetida, uno o varios escolares, apoyado/s por el silencio o la inhibición de la clase o el grupo, perpetra/n sobre un alumno/a de manera sostenida en el tiempo utilizando diversas formas: físicas, verbales o sociales, todas con un fondo de maltrato psicológico muy dañino. Con ello, se persigue intencionadamente hacer patente el esquema dominio-sumisión entre la víctima y el/los agresor/es, consumando así el desequilibrio de poder (físico, social o psicológico) existente entre las dos partes. Cuando el bullying se estabiliza en el grupo de convivencia, pasa a formar parte del imaginarium convenido de lo socialmente admitido en su seno. Se “normaliza” entre los pares su ocurrencia y se cronifica la victimización psicológica en quien lo sufre”. Este mismo autor define el bullying como “la intimidación y el maltrato entre escolares de forma repetida y mantenida en el tiempo, siempre lejos de la mirada de los adultos, con la intención de humillar y someter abusivamente a una víctima indefensa por parte de un abusón o grupo de matones a través de agresiones físicas, verbales y/o sociales con resultados de victimización psicológica y rechazo grupal”.

Resultará útil señalar una serie de indicadores de importancia en esta definición:

-         La repetición.

-         La duración.

-         La intención.

-         El desequilibrio.

-         La indefinición.

-         La diversidad de formas.

-         Las consecuencias.

 

2.1 Causas de la violencia:

 M.J. Díaz-Agüado ha detectado los siguientes factores de riesgo que aparecen con frecuencia en los casos de violencia:

- Exclusión social o sentimiento de exclusión.

- Falta de una adecuada enseñanza de los límites.

- Exposición a la violencia a través de los medios de comunicación.

- Integración en grupos de iguales de orientación negativa.

- Justificación de la violencia, o contradicciones existentes entorno a dicha justificación, en el conjunto de la sociedad.

 

3. El bullying homofóbico

Es muy destacable el que uno de los principales expertos en Bullying en España, Avilés (2006), ofrezca en su última obra una definición acerca del Bullying relacionado con la orientación sexual declarada o supuesta: también llamado bullying homofóbico. Este bullying es el que se ejerce contra aquellos sujetos que expresamente han declarado su homosexualidad o bisexualidad en el ámbito escolar o hacia aquellos a los que esa homosexualidad o bisexualidad se les supone por sus gestos, tono de voz, forma de hablar o de vestir. Algunas investigaciones resaltan el alto porcentaje de estos sujetos (80%) que es maltratado por sus compañeros/as (Rivers, 1996).

 

3.1 Características específicas del bullying homofóbico

Encontramos en el bullying homofóbico una serie de características que lo hacen especialmente dañino respecto a otros tipos de acoso escolar:

- El insulto precede a la persona:

O. Guasch afirma que “las personas homosexuales pueden ser insultadas en cualquier momento. Incluso antes de tener conciencia de homosexualidad. De este modo la homofobia se inscribe en la base misma de nuestro orden social”. Resulta dramático este hecho y debe servirnos para la reflexión: el niño mariquita es agredido, insultado, sin tener conciencia de ser gay.

El lenguaje constituye la principal herramienta para la construcción de la propia identidad y la relación con los demás. El lenguaje muestra, además, las desigualdades sociales y las relaciones de poder. No sorprende entonces que tal y como señala (D´Augelli, 1996) que las palabras, el lenguaje homofóbico, sea el mayor estresor psicológico en la vida de los/as jóvenes lgb y que constituya, por tanto, uno de los objetivos clave en la construcción de espacios educativos seguros (Thurlow, 2001; Treadway and Yoakam, 1992).

 

- La insensibilidad histórica de la homofobia como problema:

Como hemos podido ver a lo largo de todo esta guía, la homofobia esta fuertemente instaurada en nuestra educación y en nuestra cultura. Y hemos podido constatar como no es hasta hace relativamente poco tiempo cuando ha empezado a considerarse la homofobia como un problema. Del mismo modo que otro tipo de discriminaciones si que eran consideradas como algo a desterrar (como pueda ser el machismo, el racismo o la xenofobia) la homofobia se ha considerado dentro del abanico de opiniones. Si alguien no quería compartir mesa con una lesbiana, no quería dejar entrar a alguien en un local por su orientación sexual o pedía que las leyes no dejaran contraer matrimonio a una pareja homosexual es considerada una opinión tan respetable como cualquier otra. Es más, la homofobia sigue en las mismas leyes todavía de muchos países del mundo y todavía se sigue luchando para constituir un día al año como el de la lucha internacional contra esta lacra. Todo ello hace que el rechazo a gays y lesbianas, que la homofobia, este de una manera legitimada y, lo peor de todo, que las personas homosexuales crean que es algo que tienen que aceptar y con lo que tienen que vivir.

Por lo tanto, la normalización de la homofobia provoca en la persona LGB una internalización negativa del autoconcepto y constituye una parte fundamental de la identidad de gays y lesbianas. El insulto “real o potencial, define mi relación con el mundo y con los demás; es la que instituye la dominación y la que constituye las subjetividades sometidas” D. Eribon (1999 y 2000). Es especialmente significativa la asociación que se puede establecer entre bullying y homofobia internalizada que va a conllevar una serie de dramáticas dificultades y problemas de salud mental.

 

- Sin grupo de pertenencia:

Otra de las características específicas del bullying homofóbico es que el chaval o la chaval homo/bisexual no cuenta con un grupo de iguales en el que apoyarse y hacerse fuerte cuando esta siendo acosada por tener una sexualidad que no es como la mayoritaria. Esto no pasa con otras minorías susceptibles de victimización como pueda ser la etnia gitana, inmigrantes o las personas de color.

 

- Víctimas de un doble silencio:

Las conductas de acoso no son fácilmente identificables, y a menudo pasan desapercibidas para el profesorado. J.M. Avilés en el informe Monbusho (1994), encuentra que el 50,6 % de los padres y madres desconoce que sus hijos e hijas sufren acoso escolar, y el 67,4 % se entera por el centro escolar. El profesorado tampoco se entera de la incidencia de este acoso escolar intimidatorio (Byrne, 1994; Monbusho, 1994; Defensor del Pueblo, 1999) y no sabe como afrontarlo. Si ya de por si el/la adolescente que esta sufriendo bullying no suele denunciar su situación de maltrato por vergüenza o miedo a represalias, mucho menos aún si ese acoso se produce por ser homosexual o parecerlo. Esto supondría una “salida del armario” forzada o ayudaría a extender el rumor. Adolescentes LGB sufren su maltrato sumergidos en un doble silencio. Hay estudios que demuestran que tan solo un escaso 16% de adolescentes que han sufrido bullying homofóbico han manifestado por qué estaban siendo victimas de bullying.

 

- El miedo al contagio del estigma:

Los otros adolescentes que en aula ven el acoso a su compañero/a homo/bisexual a veces se tapan los ojos, miran para otro lado o silencian por miedo a que si salen en su defensa se conviertan ellos también en centro de los ataques o se diga de ellos/as que también son homosexuales. “Si un alumno español defiende a un compañero inmigrante o a una alumna con sobrepeso, tal vez se le acuse de “amigo de los inmigrantes” o “amigo de los gordos”, pero si defiende a los gays, directamente se le puede considerar a él también como homosexual” (S. Agustín, 2009).

 

 

3.2 Diversidad de formas: 

 

El bullying homofóbico puede ser de muchas formas, no solo el insulto (extraído de “Experiencias de Bullying Homofóbico” (Rivers, 2001).

 

 

Hombres %

Mujeres %

“Poner verde”

85

69

Ridiculizar públicamente

75

54

Golpear/dar patadas

68

31

Crear rumores

57

67

Bromear

58

56

Asustar/Intimidar

54

44

Robo de sus pertenencias

47

31

Aislamiento Social

24

41

Abuso Sexual

13

5

 

3.3 Las cifras del problema

 

Se cree comúnmente que el bullying homofóbico va disminuyendo cuando en realidad los datos transmiten otra realidad.

 

Es muy llamativo que un estudio realizado en 1984 con jóvenes LGB encontró que el 60% habían sufrido experiencias de abuso verbal y un 20% habían recibido palizas; en 1998 un estudio de GALOP muestra que un 80% habían tenido experiencias de abuso verbal y un 47% de abuso físico.

 

No solo eso, algunos estudios demuestran que jóvenes LGB que además pertenecen a otros grupos étnicos sufren una mayor carga de discriminación, además de homofobia dentro de sus propias comunidades y conflictos con su identidad.

 

 

3.4 Tres agentes implicados: grupo de iguales, profesorado y la familia.

 

 

El grupo de iguales:

  • Agresores: Son los que impulsan la situación del maltrato. Normalmente son líderes.
  • Cómplices: Permiten que se dé la situación de maltrato y no hacen nada para impedirla. Marginan a la victima por el miedo al que dirán y no ser tachados/as de por Ej.: “maricones”/ “machonas”.

El profesorado:

 

  • Muchas veces ocurre delante del profesorado o educador/a sin que este haga nada.
  • Incluso puede llegar a ser perpetrado por ellos. Hemos señalado con anterioridad la importancia preformativa del insulto y de la injuria en la identidad de gays y lesbianas. La utilización de determinadas palabras (“maricón”, “marica”, “nenaza”, “machona”, “tortillera”,…) para jalear, para humillar o para menospreciar al alumnado es algo tremendamente utilizado en nuestros contextos por el profesorado. Rivers (2001) encontró que en una muestra de hombres y mujeres LGB que habían sufrido situaciones de bullying en la escuela, al menos el 30% habían sido insultados/as por sus profesores por su actual o percibida orientación sexual.
  • Piensan que: “No existe este problema en su clase”, “Son cosas de niños/as” o que la solución es que sea el niño o la niña acosado/a el/la que abandone el centro.

 

Las familias:

 

  • Los/as adolescentes homosexuales acosados/as no pueden contar la situación de maltrato a las que se les está sometiendo por no hacer pública su orientación sexual y tener una “salida del armario” forzada, muchas veces no comprendida por las familias.

  

3. 5 Consecuencias del bullying homofóbico:

 

- La homofobia genera un impacto negativo en el desarrollo educativo, en el éxito escolar y en bienestar de jóvenes gays y lesbianas:

 

Tal y como señala el formidable estudio realizado por FELGT/COGAM un amplio porcentaje de estudiantes consideran la escuela u instituto como un lugar poco seguro para adolescentes gays y lesbianas. Así muchos adultos que narran de manera retrospectiva sus experiencias escolares las narran con un poso de amargura, con una sensación de dolor muy vinculado con las situaciones de homofobia que tuvieron que sufrir. Un 74,5 % de los alumnos creen que a los/as adolescentes LGTB se les trata de forma más injusta que al resto de sus compañeros/as en los institutos.

 

Por lo tanto, el bullying homofóbico estaría asociado con altos niveles de absentismo en la etapa secundaria (en un estudio retrospectivo un 72% de adultos LGB señalaron una historia regular de absentismo escolar). Este hecho puede estar relacionado con las diversas conductas de acoso y bullying como:

-         Ser ridiculizados/as delante de otros/as.

-         Ser insultados/as

-         No querer realizar actividades, tareas de clase con ellos/as.

 

Tal y como señala D´Augelli (2002) los ataques verbales y físicos a los que son sometidos gays y lesbianas tienen un impacto considerable sobre la salud mental de los/as adolescentes; el insulto, la injuria fue señalada por más de las tres cuartas partes de la muestra, este hecho (junto con el resto de situaciones de maltrato) se correlaciona de manera directa con mayores niveles de síntomas, que a su vez correlaciona con un mayor riesgo de vulnerabilidad a las agresiones y al maltrato por otros.

 

- El bullying homofóbico tiene importantes efectos a largo plazo:

Pese a que el tono general de este apartado pueda tener un cierto tono negativo, tal como señala Ana B. Gomez “manejar el prejuicio genera dolor y desgaste emocional, acompañado de secuelas a veces irreparables. En la mayoría de los casos el individuo desarrolla habilidades de supervivencia que desemboca en un equilibrio sano, positivo y armonioso de la persona”.

Las consecuencias a medio y largo plazo que cualquier tipo de bullying puede tener sobre sus víctimas es algo suficientemente contrastado en las diferentes investigaciones realizadas sobre este tipo de violencia escolar. Estas consecuencias pueden ser similares para los/as adolescentes LGB que han sufrido situaciones de bullying; Rivers (2001) señala en un estudio realizado en el Reino Unido que más del 50% de los que habían sido víctimas de bullying habían contemplado la opción de autolesionarse o suicidarse, un 40% había tenido intentos autolesivos. Otro estudio (Mullen, 1999) encuentra que más del 20% habían intentado suicidarse. Es especialmente significativa la carencia de datos en nuestro contexto sobre los intentos autolíticos por parte de jóvenes gays y lesbianas; parece existir aun un amplio temor por parte de la clase psiquiátrica para abordar esta realidad, siendo algo que llama la atención si atendemos a la gran cantidad de estudios realizados sobre este aspecto en otros países.

 Los adultos que han sufrido situaciones de acoso escolar y buying tienen más posibilidades de sufrir depresión y ansiedad; en el estudio realizado por Rivers (2000) sobre las consecuencias a largo plazo del bullying encontró que los adultos que han tenido experiencias de bullying tenían más posibilidades de abusar de alcohol y drogas. D´Augelli (2001) y Russel (2003) corrobora estos mismos planteamientos prestando una especial atención al desproporcionado porcentaje de suicidio adolescente era el resultado de conflictos con la orientación sexual, y que los/as jóvenes lgb hacían más intentos de suicidio que sus compañeros heterosexuales. Un interesante estudio denominado “The Cost of Homophobia: Human Impact” se realiza un amplia revisión sobre diferentes consecuencias que ocasiona la homofobia sobre las personas; una de las revisiones más clarificadoras es la que aborda el suicidio y los intentos autolíticos, las muestras que oscilan entre 20 y 5000 participantes muestran porcentajes de intento de suicidio que van de los 6,1% al 66,1%, aunque parece constatarse el 30% como el porcentaje más acertado. Parece ponerse de manifiesto que el mejor predictor de salud mental es la autoaceptación (Hershberger y D´Augelli, 1995), estando esta especialmente asociada con la aceptación y el apoyo por parte del entorno familiar y social.

En el estudio publicado por Rivers (2004) y realizado con una muestra de 119 personas LGB encontró síntomas de estrés postraumático en un 17% de los participantes que habían sufrido bullying en la escuela como consecuencia de su actual o percibida orientación sexual.

 

 

Bibliografía:

 

Agustín, S. (2009). Diversidad sexual en las aulas. Evitar el bullying o acoso homofóbico. Cuaderno Plural nª 2. Fundación Triángulo.

Avilés, J.M. (2003) Bullying: Intimidación y maltrato entre el alumnado. STEE-EILAS. Bilbao.

Avilés, J.M. y Monjas, I. (2005). Estudio de incidencia de la intimidación y el maltrato entre iguales en la Educación Secundaria. Obligatoria mediante el cuestionario CIMEIn (Avilés, 1999). Anales de Psicología.

Bontempo, D. y D¨Augelli A.R. (2002). Effects of at-school victimization and sexual orientation on lesbian, gay or bisexual youths´health risk behaviour. Journal of adolescent Elath, 30.

D´Augelli, A. y Hershberger, S. (1993). Lesbian, gay and bisexualyouth incommunity settings: Personal and mental health problems. American Journal of community Psychology, 21.

Díaz-Agüado, M.J. (2006). El acoso escolar y la prevención de la violencia desde la familia. Dirección general de familia, Comunidad de Madrid.

 

Eribon, D. (2000). Reflexiones sobre la cuestión gay. Anagrama, Madrid.

Gómez, A.B. (2004) Adolescencias. Fundación Triángulo.

Hershberger, S. y DÁugelli, A. (1995). The impact of victimization on the mental health and suicidality of lesbian, gay, and bisexual youths. Developmental psychology, 31.

Russel, S, Joyner, K. (2001). Adolescent sexual orientation and suicide risk: Evidence from a nacional study. American Journal of public Elath, 91.

Russel, S., Sheif, H. y Truong, N.L. (2001). School outcomes of sexual minority youth in the United States: evidence from a national study. Journal of adolescence, 24.

Russel, S. (2001) Same-sex romantic attraction and experiences of violence in adolescence. American Journal of public health, 91.

 

 

 

Servicios

Asesoriapsicologica2

Face_it_by_ildalina_by_clno_2

botn_Psicoeduca

 

COLABORADORES

Banner
Banner

Colabora con los proyectos de Educadiversa

Gracias por tu donativo

Amount: 


Guía para dejar el armario

INICIATIVAS

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator

BLOGS